¿Te has dejado las llaves puestas?

El ritmo acelerado que llevan muchas personas, que van rápido de un lado a otro y con muchas cosas en la cabeza, hace que en alguna ocasión se dejen las llaves en la puerta, en la parte de fuera, de manera que cualquiera puede entrar.

En viviendas que están en pisos con vecinos, lo más habitual es que llamen a la puerta y avisen de ese descuido. Más difícil es este olvido en el caso de las casas unifamiliares, aunque la puerta principal suele estar lejos como para ver que hay una llave.

Este tipo de descuidos son difíciles de evitar. Quizá acostumbrarse a alguna rutina con respecto a la llave puede servir, como dejarlas siempre en el mismo sitio o tener un llavero grande o llaves de colores para que sea más notorio dónde están.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*
*
Website

*

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Conoce cómo se procesan los datos de tus comentarios.