La figura del Sereno. ¿Cuál era su labor?

El Sereno era el encargado nocturno de vigilar las calles y regular el alumbrado público y, en determinadas ciudades o barrios, de abrir las puertas. En algunas épocas y países, también solían anunciar la hora y las variaciones atmosférica. Era habitual que fuesen armados y usasen un silbato para dar la alarma en caso necesario.

Aunque la profesión de sereno desapareció oficialmente en 1986, muchos de estos empleados se integraron en la plantilla de los Ayuntamientos, y otros tantos prefirieron continuar por su cuenta con un trabajo que, según muchos de ellos, se remonta a la época del rey Carlos III.

Era obligación de los serenos recorrer las calles de su zona protegiendo de robos y posibles asaltos de malhechores, evitar las peleas (incluso las domésticas); dar aviso de incendios y prestar auxilio a todo aquel que lo necesitara. En algunas ciudades se llamaban unos a otros por medio del silbato que llevaban o voceando contraseñas.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*
*
Website

*

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Conoce cómo se procesan los datos de tus comentarios.