La historia del hierro forjado

En Cerrajería Somera fabricamos y comercializamos con hierro forjado, pero ¿conocéis su historia?

El hierro forjado se usa desde hace ya miles de años y, a lo largo de la historia, ha llegado a ser conocido como la composición más común del hierro. Tradicionalmente, el hierro forjado ha sido obtenido mediante el mineral que contiene el hierro calentado a la temperatura de una forja y, tras esto, se procedía a golpearlo con un mazo o un martillo para eliminar así las impurezas y escorias que podía contener el material.

No obstante, en el siglo XX los procesos industriales cambiaron la forma de obtener hierro forjado, ya que empezaron a generarlo en grandes cantidades. Debido a esto, el material pudo empezar a usarse en la construcción de grandes estructuras de ingeniería o arquitectónicas.

Pero su uso no se limita sólo a ello. Al unir el hierro forjado y la soldadura se crean también piezas decorativas o secundarias en las construcciones, como serían los enrejados.

Desde la antigüedad se dan tres estilos que se trabajan con el hierro forjado: el árabe (que se da en bisagras, clavos de cabeza gruesa, refuerzos para puertas y arcones), el románico (que repite la forma de espiral y puede encontrarse en cerramientos de capillas o en ventanas), y el gótico (parecido al románico pero añadiendo adornos ramificados que presentan variantes de la flor de lis).

Ahora que conocéis la historia, recordad que en Cerrajería Somera estaremos encantados de realizar cualquier trabajo de hierro forjado en Bizkaia que necesitéis. Contamos con una amplia variedad de diseños entre los que escoger.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*
*
Website

*

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Conoce cómo se procesan los datos de tus comentarios.