Curiosidades sobre llaves y cerraduras

Las llaves, sean del tipo que sean, son un objeto indispensable en nuestras vidas puesto que sin ellas, sin ir más lejos, no podemos entrar en nuestras casas o entrar en nuestros coches. Hoy en Cerrajería Somera queremos contaros unas cuantas curiosidades sobre ellas, empezando por su origen.

La fecha de invención de las llaves se remonta a 4.000 años atrás en el antiguo Egipto, aunque se rivaliza con los chinos puesto que, por la misma época, ellos también contaban con un rudimentario sistema de candado y llave. Sin embargo, fueron los griegos los que extendieron su uso alrededor del siglo VII a.C. gracias a Teodoro de Samos.

Estas primeras llaves y candados eran de madera y, en España, concretamente en lugares rurales, aún es posible encontrar este tipo de mecanismos que están basados en pestillos y pernos móviles cuya finalidad es inmovilizar un pasador. Como dato interesante os podemos decir que la llave de madera más grande que se ha encontrado hasta la fecha estaba en Irak, databa del siglo VIII a.C. y medía 1,2 metros.

Sin embargo, a día de hoy las cerraduras y las llaves que usamos son, en su gran mayoría, metálicas, algo que ya empezó a ser así en la época del Imperio Romano, aunque tendría que llegar el siglo XVIII para que se inventase el cerrojo de pestillo. No obstante, hasta el XIX, y de la mano de Linius Yale, no se inventaron las cerraduras de seguridad que conocemos hoy en día.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*
*
Website

*

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Conoce cómo se procesan los datos de tus comentarios.